Rafael Moreno Valle candidato del PAN

En una entrada anterior señalaba la importancia de la campaña interna panista, también veíamos los retos a los que se vería enfrentada la nueva dirigencia del partido; finalmente la fecha llegó, y el resultado fue contundente, Rafael Moreno Valle obtuvo el 77% de las preferencias frente a al 18% que alcanzó Ana Teresa Aranda.

En cuanto al resultado no hay dudas, y la jornada electoral se presento sin mayores contratiempos, pero revisemos un poco como fue el proceso en su conjunto, pues sobre los resultados y la jornada ya se ha dicho mucho.

Hagamos las preguntas pertinentes al caso ¿cómo podemos calificar estas elecciones internas?, ¿cómo dejan al partido?, ¿lo fortalecen o lo dividen?, ¿se puede decir que fue un proceso exitoso?, ¿encaja en la mejor tradición del partido?.

Veamos, si buscáramos una palabra para calificar el proceso de elección interno panista, creo que podríamos calificarlo como previsible; que quiero dar a entender con esto, a que desde el inicio de la campaña se veía la enorme diferencia que había en el posicionamiento de los candidatos.

Mientras uno de ellos está en campaña desde hace muchos años, y venía con una tendencia creciente en su carrera política, el otro proyecto estaba encabezado por una política con años de militancia probada, pero que por razones que desconozco por completo la militancia sentía como alejada, además su carrera política aunque ocupara una subsecretaria, en cuanto a lo electoral venía precedida de una derrota en la elección interna por la contienda a la presidencia municipal.

RMV 2010 Así las cosas, en todos los sondeos y las encuestas o por lo menos en la mayoría de ellas se marcaba una tendencia clara del hoy ya candidato del PAN a la gubernatura, frente a Ana Teresa;  esto era el claro reflejo del trabajo de ambos contendientes en el interior del partido, mientras Moreno Valle tendió una nueva red al interior del PAN y se dedico a crear alianzas con grupos tradicionales del partido, aprovechando la racha ganadora a favor. Ana Tere se quedó con el grupo de siempre y no formo alianzas los suficientemente fuertes como para enfrentar el aparato de movilización tendido por Moreno Valle.

Era muy claro desde hace mucho tiempo que Moreno Valle dominaba sectores completos del partido, y había conseguido operadores panistas afines a su causa casi desde el 2006.

Podríamos decir que el grupo y la estructura de movilización de Moreno Valle, fue más grande que la de Ana Tere.

Pero este no fue el único factor, hay muchas cosas que entran en juego en el momento de la elección, la misma Ana Tere lo dijo en alguna declaración, “Esto también se trata de poder entusiasmar a la gente, a provocarles a la acción, a inspirarlos”. Y todo parece indicar que quien hoy aglutina en mayor cantidad las esperanzas de triunfo de un vapuleado panismo; que después de unas desastrosas elecciones federales, en las que el PAN no ganó ningún distrito, y estas precedidas por otra derrota monumental en el 2007, donde apenas se consiguieron 50 presidencias municipales, y tampoco se ganó ningunos de los distritos locales, era evidente que entre los panistas se buscara una figura ganadora, y diferente a todo lo que se había intentado con anterioridad.

En tiempos de crisis los electores suelen inclinarse por líderes jóvenes y de preferencia hombres, que tengan la fuerza para enfrentar los restos, y Moreno Valle encaja en ese perfil. Si algo hay que destacar de Ana Tere es que transmite vitalidad, pero lamentablemente para sus propósitos y para un sector de los panistas, no fue suficiente.

Podríamos continuar con la búsqueda de explicaciones del resultado tan abrumador, como la cantidad de recursos disponibles, la planeación de la campaña, la exposición en los medios de comunicación, su manejo, y la incorporación de los nuevos medios al alcance, particularmente el internet, etc.

Quien mejor los uso fue el equipo de Moreno Valle, además se dio a la tarea de buscar el respaldo de personajes del PAN nacional, como los senadores  Madero y Santiago Creel, pero bueno mejor dejemos aquí esto y pasemos a otro de los cuestionamientos.

¿Como queda el partido?. En general, digamos a simple vista, se ve que la militancia queda bastante conforme, la diferencia es tal, que no deja lugar a la sospecha, y las calumnias mutuas no llegaron a niveles que enfrentaran a la militancia, ni a que los colaboradores de la doña no sean bien recibidos en la filas morenovallistas, lo que no verán nuestros ojos es una postal de Ana Tere levantando el brazo de Rafael.

Otro punto que veo como positivo es que en los miembros del partido renace el espíritu de participación, propiciado por la posibilidad de que se cuenta con un candidato con tamaño suficiente para dar la batalla por la gubernatura. Nada como la posibilidad de la victoria para motivar a la militancia.

Así veo al PAN fortalecido después del proceso, finalmente podemos decir que fue un proceso exitosos, pese que algunos resaltan el hecho de que apenas 25 mil de los 75 mil panistas con derecho a votar haya acudido a las urnas. Para la dirigencia estos 25 mil votantes son el mayor número de miembros que han tomado parte en una elección interna.

Creo que esta elección se inscribe en la tradición democrática del PAN, o por lo menos no la ofende, porque siempre quedan muchas cosas por mejorar, y estos pendientes deberán ser atendidos en su momento.

Ahora es tiempo de tomar una nueva decisión y de darle un nuevo rumbo al nuestro amado estado de Puebla, ahora el reto es mayor, quizás el más grande que ha enfrentado el PAN en su historia en Puebla.

Moreno Valle noquea a Zavala

Debate por la eliminación de la tenencia, en entrevista de radio en Tehuacán

Rafael Moreno Valle Rosas

rmv gobernador

A estas alturas de la campaña interna del PAN, había que hablar de forma particular de la candidatura de Rafael Moreno Valle Rosas.

La campaña interna del PAN ya está madura el próximo 14 de febrero se celebrara la elección interna. De lo que a simple vista se puede apreciar, podemos decir que el nivel de intensidad de la misma se ha centrado en la base partidista, y han sido escasas las remembranzas a los problemas estatales, se han visto algunas propuestas, y también algunas cuantas descalificaciones, nada fuera de lo extraordinario.

En cuanto a la lucha interna por abanderar la candidatura panista en las próximas elecciones el debate y los discursos se han centrado en una sola disyuntiva, ¿quiénes son panistas auténticos?.

De un lado se habla de panistas piratas, o de que le va a ganar dos veces al PRI, esta a sido la principal arma de ataque dirigida al candidato panista Moreno Valle, el traer a colación su pasado priista. Imagino que esta acción estaba considerada en el equipo de campaña de Moreno Valle, y por los resultados que se vislumbran sus efectos han sido mínimos, baste con hacer un sondeo con nuestros camarada para determinar a donde apuntan sus preferencias.

Moreno Valle se ha sobre puesto a la inicial desconfianza del panismo, y se ha ganado a varios de los grupos,  corrientes, y miembros del partido. A manejado bien su precampaña, para empezar a decidido no atacar a la su contrincante Ana Teresa, por lo menos personalmente, ya que en su equipo todos pudimos apreciar las imputaciones que Pablo Rodríguez le hiciera a la candidata, y que le mereció una reprimenda del CEN.

El segundo punto favorable de su campaña lo constituye la plataforma territorial que construyo desde que fue candidato a Senador, Rafael, no descuido sus contactos en el estado, mantuvo comunicación, coordinación, y apoyo, lo que ahora se traduce en un equipo de trabajo que cubre el Estado de Puebla, y que es capaz de movilizar para las tareas electorales. Ningún otro candidato cuenta con algo similar en el PAN.

El tercer punto es el trabajo que realizó tanto en los niveles más altos de la estructura panista, así como en sus bases, a nivel dirigencia se allego de los personajes que le darían el apoyo necesario para impulsar su proyecto, y a los niveles de las dirigencias municipales hizo lo mismo, supo mantenerse presente desde la campaña de 2006 hasta el día de hoy; algo que no hicieron quienes le disputaron la postulación panista.

Como cuarto punto, voy a colocar la disciplina que Moreno Valle tiene como candidato, y esto resulta fundamental para evitar errores graves, y sobre todo es fundamental para que una campaña sea exitosa.

Finalmente hay que hablar de la solida formación académica, y la que  permite entender los problemas que padece el estado, no solo desde el punto de vista subjetivo que se nos presenta de primera mano, sino desde la objetividad que brindan los análisis económicos,  y sociales; sin dudarlo Moreno Valle es una de las personas que entiende mejor que nadie cuales son los problemas más importantes que enfrenta nuestro estado, pero sobre todo, que tiene los elementos técnicos y teóricos para resolverlos.

Estos son a mi parecer los puntos que tienen a Moreno Valle en la antesala de la nominación panista, y con ello la oportunidad de encabezar los esfuerzos de muchos poblanos que quieren ver un Gobierno, comprometido con las mejores causas, honestos, pero sobre todas las cosas, eficiente. Los ciudadanos queremos ver a nuestros funcionarios trabajando, desquitando el sueldo, y ofreciendo soluciones. Sin escusas vánales, ni pretextos tontos.

No queremos ver como se derrochan los escasos recursos del erario, en compras gubernamentales deshonestas que inflan los precios artificialmente, ni obras que excedan por mucho el valor en que fueron presupuestadas, como el bulevar bicentenario. 

El 14 de febrero el PAN tendrá candidato, y un reto enorme frente a sí, hoy el partido junto con quienes vayan a ser sus aliados tienen la encomienda trascendental, de llevar a Puebla por el camino que le corresponde que no es otro que el de la prosperidad y la gloria.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.